Me han diagnosticado de colelitiasis o piedras en la vesícula. ¿Me tengo que operar?

Colelitiasis piedras vesícula

Las piedras en la vesícula o colelitiasis es una patología frecuente en nuestro medio. Se calcula que entre un 5 y 10% de la población presenta este problema.Muchos individuos son diagnosticados de colelitiasis de forma fortuita, sin haber presentado síntoma alguno. En dichos individuos, las piedras en la vesícula se detectan de forma incidental en pruebas de imagen abdominales como puede ser una ecografía. La mayoría de estos pacientes permanecerán asintomáticos durante el resto de su vida.

 Los pacientes que desarrollan síntomas secundarios a las piedras lo harán normalmente en forma de cólico biliar, que genera dolor en la zona alta derecha del abdomen, habitualmente asociado a sudoración, nauseas y/o vómitos. A pesar de su nombre, el dolor del cólico biliar es habitualmente continuo y no alternante. La ingesta de comidas grasas genera contracción de la vesícula, por lo que muchos pacientes con colelitiasis sintomática refiere dolor después de las comidas. Sin embargo no siempre este dolor se asocia a la ingesta, y un alto porcentaje de pacientes refieren molestia nocturna, contina, sin asociación con comidas.

La colelitiasis o piedras en la vesícula, además de con los cólicos, puede asociarse a otro tipo de complicaciones mayores como pueden ser:

  • Colecistitis aguda: es la complicación más frecuente de la colelitiasis, y consiste en la inflamación-infección de la vesícula. Suele asociar dolor, fiebre y alteración analítica de las transaminasas y los parámetros infecciosos.
  • Coledocolitiasis: se define como la migración de piedras de la vesícula a la vía biliar principal (vía de drenaje de la bilis desde el hígado). Suele generar dolor agudo e ictericia (aumento de los niveles de bilirrubina en sangre). 
  • Colangitis: infección a nivel de la vía biliar, habitualmente secundaria a obstrucción de la misma por piedras.
  • Pancreatitis aguda: el paso de litiasis desde la vesícula biliar al conducto pancreático puede generar obstrucción del mismo, generando una inflamación del páncreas. 

¿Me tengo que operar si la colelitiasis no me genera síntomas?


La mayoría de los pacientes con colelitiasis asintomática no requieren tratamiento ya que normalmente no desarrollarán síntomas asociados a lo largo de su vida. Éstos pacientes pueden vigilarse, recomendándose la cirugía si en algún momento presentan dolor o complicaciones.

Una vez que el paciente empieza a desarrollar síntomas, habitualmente en forma de cólicos, es raro que mejore en el tiempo, y existe un riesgo incrementado de desarrollo de complicaciones. Es por ello que a todo paciente con colelitiasis sintomática se le recomienda la cirugía para extirpación de la vesícula biliar. Igualmente se recomienda la cirugía a todo paciente que haya sufrido complicaciones como colecistitis aguda, colangitis, coledocolitiasis o pancreatitis. 

La cirugía consiste en la extirpación vía laparoscópica de la vesícula, a través de 4 pequeñas incisiones en el abdomen. El ingreso medio es de 24 horas, calculándose un tiempo de recuperación total del paciente de entre 2 y 4 semanas. Durante las primeras semanas tras la cirugía se pautará una dieta baja en grasas, recomendándose evitar los esfuerzos abdominales o el ejercicio físico en las siguientes 6 semanas.


¡Gracias por leernos! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies